miércoles, 5 de octubre de 2016

Polis: Prologo - Fragmento 28

Muchos borkës le dejaron el camino abierto para seguir a su comandante por miedo a los infalibles golpes que el alak daba a quienes intentaban detenerlo. El lajur miraba molesto hacía atrás al ver la ineptitud de su ejército, al mismo tiempo que un temor le comenzaba a llenar el pecho al ver que su perseguidor acortaba poco a poco la distancia entre ambos. Aunque era un gran guerrero entre los de su especie y había librado batallas en continentes lejanos, sabía perfectamente que estaba en una batalla que no podía ganar. Así que corrió contra su orgullo, tanto como le permitieron sus fuerzas y logró mantener la distancia suficiente para salvar su pellejo de las garras de la muerte. Aún le faltaba bastante para a una de las naves, pero tuvo la energía suficiente para alcanzar su meta ante la impotencia de Frouken. Cuando estaban a la orilla de Erutar frente a la nave de los lajur, el gran borke rugió como si estuviera dando una orden y un golpe metálico resonó desde la flota, provocando un eco atronador que movió la estructura completa en un tambaleo. Otro grito se oyó, pero esta vez eran más borkës, y otra vez se oyó el golpe metálico. Luego una explosión se escuchó y en medio de la nave en llamas surgió un ser monstruoso y junto a él un grupo de lajur sosteniéndolo con cadenas.

Historias de Terran por S. Arias

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario