martes, 24 de enero de 2017

Fragmento 60 - Polis: Capítulo 1 | 11

El capitán le señaló a su paladín que en el recibidor del palacio comenzaba a descender un grupo de bestias aladas, cubiertos por un plumaje de color blanco con una leve tonalidad verde, montadas por alakës con vestimentas extranjeras. Uno de esos alíguros era más grande que los demás y llevaba una armadura hermosa que lo hacía destacar entre sus acompañantes como si fuera una montura real y eso solo podía significar que debían asistir a una reunión diplomática. Ambos guerreros descendieron a uno de los patios del palacio, desmontaron a sus bestias y entraron por las puertas del salón del rey al mismo tiempo. Allí se encontraba el gran líder de Celesthea de pie. Al verlos, el rey Domun giró hacía la puerta principal y dio la orden de abrirla. Aetos y Akange se colocaron a cada lado del rey a tiempo para presenciar la entrada de tres guerreros a un paso acelerado. El rey Domun no pudo evitar su expresión de sorpresa cuando notó que quien entraba no era otro rey, sino el príncipe de Polis con algunas vendas a la vista que cubrían algunas heridas notables. Junto a él entraba Frouken, el guerrero más poderoso del gran árbol y Rotran, el guerrero felino. Ambos también vendados.

Historias de Terran por S. Arias. Todos los derechos reservados.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario