jueves, 1 de diciembre de 2016

Polis: Prologo - Fragmento 47

Los arqueros se habían desplegado y se habían unido al grupo en retirada sobre lo alto de la montaña. Su objetivo era llegar a la entrada de la grieta que era el ingreso desde el continente para tratar de retener a sus enemigos allí. Sin embargo, todo iba a cambiar en ese momento. La montaña comenzó a seccionarse cediendo al terremoto que surgía desde el fondo de la grieta.

El comandante lajur, furioso de impotencia se vio obligado a detener su ejército en la entrada del pasaje. Dio la orden de asesinar a la bestia para calmarla y poder abrir paso a Erutar, sin embargo, ninguna de las armas a distancia con las que lo atacaban parecían hacerle el daño suficiente para quitarle la vida. El terremoto provocado por las explosiones hacía que cayeran rocas del techo y de lo alto de la grieta. Una explosión tras otra debilitaba las paredes y el rugido se hacía más fuerte. El agal comenzó a emanar tanto calor que derretía la roca pero se lastimaba y las ondas de presión que generaba su ira resquebrajaban la roca. Fue en un último intento de liberarse que la montaña se fisuró a tal punto que todo el peso cayó sobre la grieta y comenzó a cerrarla al mismo tiempo que una avalancha la llenaba de rocas.

Historias de Terran por S. Arias

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario